Con la cantidad de páginas web que hay on-line hoy, y las que habrá, es esencial hacer que la nuestra llame la atención y que tenga éxito, por ello hay que tener en cuenta una serie de puntos básicos que ayudan al ususario y hacen que vean atractiva y accesible una web. Es importante crear un mapa web de tu página y distribuir los servicios por secciones para una rápida y óptima navegación. La armonía en los colores y la nitidez son fundamentales, igual que el tipo de letra, esta es importante que sea universal para verse igual en todos los ordenadores, smartpones o tablets. También, el tamaño de pantalla, tener constancia de las distintas resoluciones de pantalla.

La información de la primera página es básica y la que hace que el usuario quiera indagar más o no, el inicio es la cara, es como la carta de presentación, donde se da la bienvenida, se tiene que poder acceder a todas partes desde el inicio y de manera cómoda para poder guiar al usuario a donde se quiere dirigir.

Siguiendo con el tema de la información, el menú de navegación debe ser claro, entendible y fácil de manejar.

También deberían estar visibles los datos de contacto, ha de resultar fácil para el cliente poder ponerse en contacto con algún responsable de la web o empresa.

El abuso de imágenes o efectos no es correcto, primero porque pesan y hace que la web se cargue despacio además de correr el riesgo de que parezca una feria. Aquí también importa el tamaño de las imágenes ya que cuanto mayor sean más costará de cargarlas.

Por último, existen distintos exploradores en internet, debemos tenerlo presente y procurar que nuestra web esté preparada para aparecer en todos por igual y de igual modo.