Hablar de internet y la vida cotidiana es algo que las generaciones de hoy conocen prácticamente desde su llegada al mundo, los niños y adolescentes ya no crecen como antes, han aprendido a ver la tecnología, los dispositivos y aparatos de una manera muy diferente a generaciones pasadas, incluso nosotros que hemos visto el avance y el crecimiento de la tecología logrando cosas que solo formaban parte de la imaginación.

Conectarse a Internet ha significado un salto en cuanto a las nuevas formas de trabajar, poco a poco se volvió una herramienta tan indispensable como el “papel y pluma”, automatizando, enlazando toda nuestra información a dispositivos, aplicaciones, creando una nueva forma de trabajo totalmente digital en donde se amplían las opciones para lograr nuestros objetivos.

iotINTERNET DE LAS COSAS

El internet de las cosas se traduce de “Internet of the Things” (IoT) que se refiere a conectar diferentes objetos a internet y comunicándose entre si. El principal objetivo de este salto tecnológico es poder conectar las cosas que se utilizan diariamente al intenet dejando mucho mas enlazado el mundo que conocemos como físico para el mundo digital.

Estamos en una era totalmente digitalizada, en donde las personas buscan simplificarse las tareas, poder tener todo lo que necesitan en un solo lugar, en la red, en el dispositivo, totalmente al alcance, listo para modificarse y tener mayor control, ahorrando tiempo, e incluso costos.

Basados en este decreto de incremento de tecnología, necesidades y a la vez la disminusión del tiempo que pueden tener las personas, visualizando muy a futuro los niveles de estrés y ocupaciones que se veían venir, fue a finales de la década de los 90 cuando Kevin Ashton quien pertenecía a Massachusetts Institute of Technology escribió el primer artículo acerca del internet de las cosas, en su libro, menciona que las personas poseen de muy poco tiempo disponible por lo mismo la necesidad de conectarse a internet cada vez será más y más grande (tal como ahora a inicios del 2020 nos damos cuenta) y su visión no estaba para nada equivocada. Estas necesidades dieron pie a la creación de dispositivos y aplicaciones que nos ayudan con las tareas diarias conectándose a la red, archivando nuestra información, en fin un gran apoyo diario.

Internet de las cosas se refiere entonces a todo aquello a lo que estamos acostumbrados pero conectados a internet. Hay ideas que ya no nos suenan descabelladas como las smartTV, los smartphones, computadoras e incluso video juegos, pero… ¿que tan descabellado sonaría para ti conectar tu refrigerador a internet? En tu respuesta está el verdadero objetivo y la magia del internet de las cosas.

La optimización de los recursos y sacar el mejor provecho de ellos es el área de oportunidad para las nuevas generaciones de tecnologia. Tenemos que hacer una diferencia entre aumentar los medios por los que podemos estar conectado a internet y el volver los objetos y dispositivos más eficientes. Volver eficiente una “cosa” es lo la verdadera contribución al proceso de máxima optimización.

Volviendo al tema del refrigerador… ¿para qué me serviría tener mi refrigerador conectado a internet? Imagínate éste escenario: Tu refrigerador tiene conexión a internet, y tu desde tu dispositivo tienes acceso a la información del contenido de tu refrigerador y estás fuera de casa, planeas ir al super mercado pero de momento no tienes en mente lo que hay en casa para surtir, tu puedes a distancia conectarte a tu refrigerador y ver que es lo que tienes disponible y lo que falta por comprar, incluso puedes conectarlos por medio de Alexa (asistente virtual de Amazon) y puedes comprar directo en Marketplace los productos, otra ventaja de algunos refrigeradores que cuentan con esta maravillosa tecnología te puede decir los alimentos que están a punto de caducar…¿súper útil, no?

El funcionamiento de lo conocido como IoT reside en conectar objetos entre si por medio de la red, intercambiando información facilitando los procesos. Sin embargo hay que tener en cuenta tres aspectos importantes para lograrlo:

  • Los aparatos, dispositivos, “cosas” que sean compatibles con internet, es decir que habría que reemplazar el viejo refrigerador por uno que pueda estar conectado a internet.

  • La red, éste punto para mi, es el más importante, porque ¿de qué serviría una smartTv si no tenemos internet? ¿o si el internet tiene una velocidad sumamente baja? No de mucho siendo honesta… Hay que tomar en cuenta contar con una buena conexión a internet para lograr que la tecnología haga el resto.

  • Sistemas de control, hay que tener un sistema en donde se puedan capturar los datos, puede ser mediante un código, que a través de la red pueda procesarse y que controle las conexiones que se hagan para simplificar y funcionar. En internet existen múltiples opciones compatibles con cada tipo o marca de dispositivo, así como puedes encontrar mercados para comprar tal o cual producto, hacer sugerencias de compra, recetas o información de acuerdo al tipo de dispositivo conectado.

Tal vez todo esto suene en exceso futurista, lo veíamos en películas de ficción o súper héroes, pero hoy es una realidad, otro ejemplo es artículos no solo conectados a internet o en tu celular, sino conectados, si por medio de la red entre ellos, estableciendo una comunicación que sin duda hará tu vida más fácil, aquí un ejemplo:

Tienes tu smartphone, en el está guardada la agenda del día, ya te puede recordar tus juntas o compromisos laborales, tienes la alarma y parte de tu rutina es abrir el día con un café, pero sabes que poner la cafetera te consumirá unos minutos, sin embargo si tu alarma tiene un horario, y tu cafetera también y se logran comunicar, en el tiempo en que te metiste a tomar una ducha la cafetera programada a través de internet ya tiene listo tu café lo cual te ahorra ese tiempo y tienes liberado el “estrés” de ir a prepararlo, entonces puedes aprovechar cada minuto al máximo.

En éstos pequeños ejemplos hablamos de automatizar tu casa, incluso aplica para tu negocio, pero los objetivos no quedan ahí, se ha hablado ya de crear lo que llaman “Ciudades Inteligentes” , siendo aquellas que se encuentren equipadas con redes conectadas entre si garantizando el funcionamiento de la ciudad como las luces, e incluso el transporte. Un ejemplo de esto es Londres, en donde todas estas conexiones se ven reflejadas en los semáforos, las cámaras de vigilancia e incluso un sofisticado sistema de transporte público.

Y cada vez más el internet de las cosas incluso puede abrir fronteras y oportunidades de trabajo para futuros programadores y creativos que puedan implementar, y desarrollar plataformas para lograr un mundo digital, conectado, y mucho más eficiente utilizando el arma más poderosa del siglo: el internet.

El internet de las cosas incursiona también en otros ámbitos, no solo a las grandes empresas, personas con altos recursos económicos o grandes metrópolis, sino también a otras áreas de la vida cotidiana como lo son la salud, la agricultura y los pequeños negocios.

El internet de las cosas aplicado a un pequeño negocio puede ser creando una comunicación entre las diferentes computadoras, cámaras, dispositivos o sistemas de inventarios en donde se notifique la falta de algún producto o que está próximo a agotarse, de esta manera tienes la oportunidad de controlar los inventarios mucho más rápido y prevenir ante la demanda.

En temas de salud, también se sigue avanzando, hay aplicaciones conectadas a otros dispositivos que pueden hacer un monitoreo en el caso de la diabetes por ejemplo de los niveles de glucosa, o bien poder llevar un control de la presión cardiaca mediante la interconexión de dos dispositivos para ello, siendo más precisos.

Incluso hablando de la agricultura, ya existen sistemas que, están hechos a base de sensores que mantienen actualizado el estatus de los cultivos y monitorean el clima e incluso ayudan al control de plagas.

Tanto el internet de las cosas como la digitalización de los medios cotidianos ya no son temas futuristas sino una necesidad y una realidad en nuestros tiempos, no se trata de una tendencia sino de un nuevo estilo de vida, de una normalidad que nos ha alcanzado a todos.

Esperamos que ti, tanto como a mi éste artículo te haya dado la motivación de simplificar tu vida y conectarla a la red a través del Internet de las cosas.