shopping.jpgNavidad es una fecha conmemorativa y me atrevo a decir la más importante del año, pues en ella se involucran muchos factores al mismo tiempo que influyen e el comportamiento de la sociedad como seres humanos, en valores, en reflexión, se dice que es tiempo de convivir, de compartir, de dar, de recibir y también de perdonar.

Lo que la temporada tampoco perdona es el marketing, la mercadotecnia está en todas partes, en cada uno de nosotros sin querer, sin planearlo y a nivel empresarial es una gran oportunidad de negocio, de ventas y de influir en la mente de los consumidores.

Navidad es una época del año, en la que contradictoriamente a la situación actual del país, la crisis, problemas políticos y problemas económicos que aquejan durante todo el año las personas reciben un extra de dinero que utilizan en las compras furtivas navideñas.

En el 2019 según el artículo 87 de la Ley Federal del Trabajo en México, el día 20 de diciembre es la fecha límite para que los empleados reciban el aguinaldo proporcional a las condiciones laborales en las que se encuentren con el empleador.

El aguinaldo es un derecho, una prestación que todos los trabajadores deben recibir cada año en fechas navideñas, en el cual el patrón debe ser responsable de entregar lo equivalente a 15 días de trabajo. Dicha prestación debe entregarse sin importar si trabajan por outsourcing, con contrato permanente, temporal o subordinados, pues éste derecho cubre a todos los que tienen una vida laboral activa. Cabe mencionar que el aguinaldo no puede ni debe sustituirse por vales navideños, de despensa, de restaurante, despensas, u otro tipo de paga en especie.

Una vez que tenemos claro los derechos y la alegría de recibir el aguinaldo, que sin duda alguna es una cantidad de dinero que todos esperamos con ansia, con gusto e incluso se planea en que “gastarlo” antes de tenerlo, los padres de familia en los regalos de los niños, en darse un gusto al año, comprar alguna cosa de la que se tenian ganas y no había el recurso, otros lo ahorran, en fin el aguinaldo tiene muchos usos, pero guiados por la mercadotecnia muchas veces las compras pueden volverse exageradas, innecesarias, ocasionando un derroche que supera la cantidad de dinero que el aguinaldo supone.

En éste artículo queremos darte algunos tips para poder contrarrestar el poder de la mercadotecnia y poder librar con éxito la navidad y los gastos que ella trae consigo.

PRESUPUESTO

Primero que nada, debemos tener claro un presupuesto, no suponer, no intuir o calcular sin tener de manera tangible lo que se tiene y lo que se puede dar en éstas fechas. Sin importar el aguinaldo saca tus cuentas, ten super presente una lista de las cosas que necesitas y las que deseas, “como decía el príncipe de la canción amar y querer no es igual” (risas) necesitar y desear algo no es lo mismo, la necesidad genuina es aquello que es sumamente necesario para sobrevivir, para cubrir algo que nos va traer un beneficio a mayor plazo. El querer un artículo se resume en las ganas que tenemos de el pero que no pasa nada si no lo obtenemos. Tener claro el presupuesto te va ayudar a tomar decisiones acertadas. Puedes hacerlo de manera tradicional en una libreta o bien ayudarte de alguna aplicación gratuita que te ayude a tener claras las cifras para que no “salgas raspado” en el intento.

Una vez que tengas tu presupuesto, tus cantidades y lista de “deseos” puedes ir descartando según las prioridades y compromisos como intercambios, detalles, etc y ajustarte a lo que puedes dar. El mejor consejo es, que si te ves complicado no afectes tu presupuesto, es mejor decir NO a lidiar con presión en fechas que son de convivencia y tranquilidad (en teoría).

CUIDA EL DINERO

Sé que nos gana el entusiasmo y queremos regalarles todo a todo el mundo pero, te aconsejamos que frenes un poco tu emoción, aunque se pueda no regales a manos llenas, ésta acción no te volverá egoísta, te vuelve consciente y previsor. Uno de los factores en donde más peligra que el aguinaldo rinda es precisamente en intercambios de regalos, a veces cuando menos te das cuenta, todo el capital se fué en eso… y peor, suelen venir frustraciones al no recibir lo que hubiéramos querido. Se trata de tener una mente muy abierta y consciente de correr éstos riesgos.

¿Cómo podemos escoger un buen regalo? Piensa en algo funciona que la persona pueda disfrutar y que le guste. Una buena opción es recurrir al comercio local, artesanal, que además de ayudar a los que de alguna manera no tienen prestaciones, hace circular el dinero entre nosotros y no a las grandes franquicias que tienen ganancias durante cualquier época del año.

Planea con tiempo los regalos, las compras improvisadas pueden ser un desastre, pues aunque no lo notes, en muchos lugares suelen subir los precios en esta temporada, para tener una mayor ganancia y aprovechándose de la prisa de las personas por comprar y cumplir con los compromisos. Dedicale tiempo busca descuentos, apoya el negocio local.

No busques regalos ostentosos, busca regalos funcionales, un libro, un cuadro, si la persona es bailarín o deportista algo que le sirva para desarrollar su actividad o incluso observar si hay algo que le haga falta, o de lo que tenga muchas ganas, sin irte a lo muy caro, incluso un regalo creado por ti mismo puede ser algo único, genial y significativo.

Aprende a seleccionar en que actividades de intercambios participas, pues a veces nos anotamos a muchas posadas, fiestas y termina saliéndose de presupuesto tanto gasto.

NO GASTES POR GASTnavidad saleAR

El hecho de tener un dinero extra, no quiere decir que deba acabarse en lo primero que nos encontremos. Comprendo que, el entusiasmo por poder darnos un gusto al año después de mucho trabajo y esfuerzo, no cuestiono que lo merecemos pero una buena idea sería guardar una parte de ese capital para algun imprevisto. Las fechas decembrinas están llenas de adrenalina, existen muchos riesgos, la gente está apresurada, los accidentes suceden, el alcohol interfiere y también la delincuencia. Trata de no ser ostentoso, que no se note que traes mucho dinero en efectivo, los amantes de lo ajeno están al pendiente y son oportunistas al ver personas vulnerables.

Si tienes vales de despensa, de restaurante, puntos en tarjeta de crédito ( un punto que tocaremos más delante en éste artículo) es momento de utilizarlos en los establecimientos, creeme que te sacarán de un buen apuro.

APROVECHA PARA SALDAR DEUDAS

Lista de prioridades, hay muchas veces que durante el año se acumulan deudas, en tarjetas de crédito, préstamos o simplemente pagos que han quedado pendientes y postergados a lo largo del año. A veces hay necesidad de comprar algo de último momento, por ejemplo un refrigerador y tal vez hubo necesidad de sacar un crédito en algun supermercado o tienda departamental, con tu aguinaldo puedes bajar un poco éstas deudas.

Las deudas con tarjetas departamentales también se convierten en un problema, dichos establecimientos ofrecen promociones en donde la intención es generar una gran deuda para poder comprar sobre todo electrodomésticos a 12, 24, 36 meses o más, aparentemente es una gran oportunidad de compra, de adquirir pero, si te pones a pensar durarás mucho más que la temporada decembrina pagando los regalos.

NO! DES EL TARJETAZO

Las tarjetas de crédito son todo un tema financiero, extenso, y para poderles dar un buen uso es necesario tener en cuenta de utilizarlas en pocos casos, necesarios, en donde incluso puedas diferir los pagos sin intereses. Si tienes 20 mil pesos de límite lo cual sería increible porque habla de tu excelente historial crediticio, no quiere decir que debas tener a tope o sobre girada la tarjeta, pues el solamente pagar los mínimos o simplemente no poder pagar te llenará de intereses haciendo una cuenta que después puede convertirse en difícil o imposible de pagar.

No compres todo con la tarjeta de crédito si no estás seguro de poder pagar el mes siguiente los montos totales, y en caso de hacerlo y calcular que puedes apartar un dinero para emergencia o simplemente para sobrevivir enero solo trata de hacer compras inteligentes que se conviertan en activos en tu vida.

CONTROLA LOS ÍMPETUS

Se tranquilo, sereno, y medita bien tus compras. No te dejes llevar por los clásicos 3×2 , 2×1 , y similares si en realidad no los necesitas y lo único que harías con eso es acaparar y acumular solo por aprovechar unos cuantos pesos de descuento. Cuando de plano son cosas que no se convierten en sumamente necesarias es mejor dejar pasar la gran oportunidad, contenernos y seguir adelante con lo que si es prioritario, en dar lo que podamos, lo que esté en nuestras manos y aunque es verdad que todos somos víctimas del marketing, también somos dueños de nuestras decisiones, el quedar en banca rota despues de la navidad no es culpa de la mercadotecnia sino de no saber tomar decisiones inteligentes.

Aprende a diferenciar si tus compras son por necesidad o por deseo. No te deprimas si no puedes darles regalos a todos, la mercadotecnia tiene por rescatar en éstas fechas que es una buena época de reflexionar no solo a nivel personal, emocional, familiar sino también financiero.

Recuerda que Navidad solo es un día, y la vida, los gastos fijos, las deudas y el sobrevivir día a día continúan y la prioridad aparte de comprar regalos, el outfit para la cena navideña y las posadas es y será siempre tu supervivencia.