Software propietario, como ya hemos comentado en artículos anteriores o también llamado de código cerrado es aquel software cuya modificación y redistribución están prohibidas o limitadas.

Ejemplos de software propietario

El software propietario está muy presente en nuestra vida cotidiana. Desde nuestro navegador web, nuestro procesador de textos o el reproductor de vídeos que utilizamos son posibles ejemplos de software privativo.

Veamos algunos de ellos con mas detalle.

Desde que encendemos nuestro ordenador nos encontramos con ejemplos de software propietario, sin ir mas lejos nuestro sistema operativo, a menos que utilicemos Linux, es un clara muestra de software propietario.

software propietario

 

Tanto Windows como Mac  pertenecen a empresas comerciales que distribuyen su producto bajo una licencia de tipo privativa, donde la modificación y la redistribución están prohibidas.

Otro claro ejemplo de software propietario puede ser tu antivirus. Aunque cada día puedes encontrar más antivirus que pertenecen a la categoría de software libre, todavía siguen predominando en el mercado los de tipo privativo como Norton, Panda o Kaspersky.

Otro de los software propietarios mas utilizados son los paquete ofimáticos, como Office. En contraposición encontramos su álter ego libre Apache OpenOffice.

Seguimos mostrando ejemplos, en este caso en referencia al los programas de diseño gráfico, siendo el más representativo Photoshop, que pertenece a la empresa Adobe y es un claro ejemplo de software propietario.

Su alternativa libre la encontramos en GIMP que se distribuye bajo licencia libre y como tal puede ser modificado, redistribuido y utilizado en tantos ordenadores como se quiera. Además cuenta con una comunidad muy activa detrás, que sigue mejorando y actualizando el código así como proporcionando manuales y tutoriales para el correcto uso del programa.

Otros ejemplos los podemos encontrar en nuestro reproductor de videos, si utilizamos Windows Media Player, en nuestro navegador Web, si utilizamos Safari, o si creamos animaciones con Flash.

Todos estos programas son distribuidos como software propietario con las limitaciones correspondientes para el usuario final.