Los diseños de páginas
web más exitosos generalmente comparten características similares
en cuanto a que se muestran bien organizadas, un contenido de
calidad, así como tener todos los detalles del diseño en orden. Son
las parte más pequeñas del sitio, como la alineación, el
contraste, el color o las negritas, los componentes que pueden
definir un gran diseño de página web. Por lo que el cuidado que se
debe tener con los detalles antes de que el proyecto se haga
accesible al publico, pueden garantizar un aspecto más pulcro.


Alineación


La alineación vertical y
horizontal es una de las partes primordiales para conseguir un diseño
de página web más limpio. Si se disponen los elementos de forma
aleatoria en diferentes ubicaciones del sitio, no se conseguirá la
sensación de limpieza, ni tampoco sera consistente con una imagen
profesional que todos buscan en las páginas web. Una correcta
alineación puede contribuir a mantener la jerarquía de un sitio que
vaya acorde con el diseño.


Contraste


Aquí es importante saber
que determinados elementos de la página web siempre tendrán una
mayor atención que otros como consecuencia de una imagen o texto. Si
se planifica y se utiliza de forma eficaz el contraste, se asegura el
elemento que va ser visto en primera instancia, al tiempo que se debe
determinar en que parte de la página realmente se quiere llamar la
atención de los visitantes y entonces crear el mayor contraste para
esa zona.


Tipos de fuentes


Para mantener un diseño
limpio, es necesario enfocarse en un selección limitada de fuentes o
grupo de fuentes ya que demasiadas tipografías pueden ser
contraproducentes e incluso arruinar un proyecto ya detallado. Hay
que considerar el uso de una variedad de fuentes de diferentes
tamaños, colores, etc., a las que se pueden agregar contraste sin la
necesidad de tener que agregar fuentes adicionales. Una tipografía
simple contribuye a establecer un orden y facilita la lectura.


Color


De la misma forma en que
utilizando una cantidad limitada de tipos de fuente beneficia el
diseño web, también lo hace una paleta de colores pequeña. Hay que
determinar la paleta de colores y comprobar el color que se mezcla en
cada una de las muestras, haciendo uso de el color exacto que se
combina con todo el sitio. También hay que anotar todos los valores
de los colores para el diseño del sitio, de ese modo se pueden
conseguir variaciones utilizando tonalidades de cada color para dar
un mayor énfasis y un efecto agregado.