Post Actualizado en julio 25, 2013


Diseñar para el usuario

Los diseñadores web frecuentemente viven bajo la ilusión de creer que la gente mira las páginas que ellos crean con ojos de diseñador, es decir, de la misma forma que lo hace la persona que crea y diseña la página. Esto no es así. Los diseñadores necesitan desarrollar la capacidad para mirar sus diseños con […]

Los diseñadores web frecuentemente viven bajo la ilusión de creer que la gente mira las páginas que ellos crean con ojos de diseñador, es decir, de la misma forma que lo hace la persona que crea y diseña la página.

Esto no es así. Los diseñadores necesitan desarrollar la capacidad para mirar sus diseños con ojos llenos de una cierta inocencia, y sería conveniente que desarrollasen una mirada "naive".

Hacer o crear páginas web es una actividad artificial. Los diseñadores web están creando un producto que será usado y consumido de forma rápida, frenética incluso. Y sin embargo, el diseñador pareciera que tiende a ver sus creaciones como algo que algún día llegará a colgar de un muro en alguna galería artística.

Parece como si el diseñador viviese inmerso en una ilusión, como si imaginase que los usuarios van a prestar suma atención a sus bellas creaciones, la modernidad de la estructura de la página o la última novedad en diseño web, o la gran calidad del código fuente que soporta el sitio web.

Es curiosa la anterior aproximación al diseño de paginas web por parte de los creadores, por cuanto ningún usuario va a mirar una página web desde esos presupuestos y presunciones. En la mayoría de ocasiones, cuando un sitio web funciona realmente bien, apenas nadie está fijándose demasiado en el diseño.

Sí, es evidente, los usuarios están mirando las páginas, pero no específicamente el diseño de las mismas. Están demasiado ocupados interactuando, consumiendo rápidamente información.

Esto proporciona a los diseñadores una gran oportunidad. Significa que es necesario que diseñen sitios para que sean limpios y rápidos, para ayudar a los visitantes a realizar todo aquello para lo que han acudido al sitio, para que éstos interactúen limpiamente con el contenido y lleven a buen término y con el mínimo tiempo y esfuerzo sus tareas. El diseñador debe evitar colocar obstáculos que puedan hacer este proceso más complicado.

Curiosamente, cuando los diseñadores web lo están haciendo bien es cuando hacen todo lo contrario a cuando "diseñan" en exceso y contemplan su pantalla de computadora como si estuviesen contemplando una obra de arte.

Esta es la paradoja del diseño:
cómo diseñar algo para que las personas no se pierdan en superficialidades, para que no le concedan demasiada importancia al diseño, para que no se fijen en él de forma excesiva. El diseño solamente es una puerta de entrada a lo que realmente importa, el contenido, con el que el usuario va a interactuar y a ejecutar las tareas que le interesan. El diseño no debe estorbar, no es un medio en sí mismo. Es algo importante, pero debe desempeñar un papel humilde, quedar en un segundo plano.

Para tener éxito en el proceso de un diseño realmente eficaz, necesitamos varias habilidades:

El primer objetivo es comprender el contexto en el cual el diseño web va a ser consumido.

El diseñador debe también tener en mente siempre los objetivos del usuario, saber qué es lo que está buscando en cada página, anticipar qué es lo que facilitará su faena y qué es lo que la hará más complicada.

Por consiguiente, el diseñador necesita aprender y practicar técnicas que han demostrado sobradamente su eficacia en el diseño web, y que hacen que determinados sitios web tengan un gran éxito, ayudando a los usuarios a realizar con prontitud y facilidad aquello que desean.

Una vez creada tu pagina web recuerda contratar un Okhosting.com, contrata tu hosting con una empresa confiable y registra tu dominio .com o .MX al mejor precio.

 

Blog, artículos y noticias