Imágenes que cautiven en combinación con los colores adecuados y un diseño web amistoso y fácil de utilizar, son la clave para el éxito de una página en Internet, del mismo modo que lo son las fuentes que se seleccionan para la redacción de los artículos. Conocer que tipo de letra es más eficaz en el entorno web puede significar la diferencia entre una página que atraiga a los visitantes y otra que simplemente los deje ir. Si bien hay una gran variedad de fuentes de donde escoger, la realidad es que solo unas pocas tienen éxito en la web.
fuente adecuada para una página web

En esto de escoger la fuente adecuada para una página web también hay una relación con los sistemas operativos de PC y Mac, ambos completamente diferentes y en muchos casos también con fuentes diferentes. Muchas tipografías han adaptadas para cada sistema y algunas de ellas con diversos grados de éxito, lo que significa que algunas fuentes se ven mejor en PC, como es el caso de la fuente Aria, mientras que otras se ven mejor en Mac, tal es el caso de Helvetica y Ginebra. Un nuevo tipo de letra en particular fue introducida en el año de 1996 bajo el nombre de Verdana, un tipo de letra Serif sans con calidad humanista que consigue verse bien tanto en PC como en Mac.

Debido a esto la fuente Verdana es una de las más utilizadas y populares en la web, por lo que esta puede ser una buena alternativa por donde empezar. Ahora bien, para controlar la forma en la que el texto de la pagina web se muestra es importante que se escoja un tipo de letra serif o sans serif que viene presinstalada tanto en PC como en Mac. Si la página web no cuenta con una fuente preinstalada, el navegador web que utilice el usuario que acceda al sitio mostrará la pagina con un tipo de letra predeterminada del propio navegador.

Esto cambiará por completo el aspecto del sitio pero para evitarlo se puede optar por elegir un tipo de fuente que sea común para ambos sistemas operativos. Una vez que se haya seleccionado la fuente adecuada para el sitio web, también se haya especificado el tamaño y los atributos, las opciones serán codificadas en una hoja de estilos que básicamente determinará la forma en la que se mostrará el texto en el sitio web. En caso de que se quiera cambiar alguno de estos aspectos de la fuente, se puede gestionar todo ello desde la sección de administración de la página web.