La yoría de las empresas tradicionales, que llevan más de 20 años en el mercado, son un punto débil para la sociedad actual. Muchas de ellas ven como cada día pierden a clientes y como su facturación decrece mes tras mes. Eso significa que posiblemente no se han adaptado a las nuevas reglas del juego del marketing. El Marketing ha cambiado y las empresas que no quieran adaptarse a él verán como cada vez dejan de tener clientes, a favor de aquellas que se hayan adaptado. Y eso es porqué los usuarios de internet somos distintos, la sociedad es distinta y, nos guste o no, las técnicas de venta son también distintas. Por ello, una de las mayores preocupaciones de las empresas que han querido y han dado el paso es cómo hacer que sus páginas de aterrizaje sean eficientes para convertir a los visitantes que llegan en ella. En Ok hosting pueden ayudarle a realizar este cambio y mejorar la conversión de su página web.

Para que una página de aterrizaje sea efectiva debe estar diseñada pensando en el usuario. Una página de aterrizaje está pensada para que el usuario acabe aceptando nuestras condiciones y nuestros productos; en definitiva, está hecha para él. Pues también debemos tener un diseño web para él. Para ello, los diseñadores han  de tener en cuenta como elegir los colores para la web, la estructura para que tenga una fácil navegación y, sobretodo, que esté organizada, para que el usuario no se pierda en ella.

Otro punto a tener en cuenta cuando se diseña la página de aterrizaje es que no vale una para cien promociones. Los usuarios no quieren sentirse engañados y, por ello, si llegan a nuestra página de aterrizaje por una promoción en concreto, esperan encontrar estos servicios o promociones en ella. Si llegan a nuestra web y ven una promoción diferente o si incluso no ven promoción, estos visitantes se irán igual de rápido que han llegado, pero con la diferencia que no volverán a nuestra página web y, nosotros, acabamos perdiendo venta y cliente.

Por último, recordar que una página de aterrizajes debe ser lo más fácil de usar y, para ello nada mejor que la web sea la vía de finalización del pedido. Los diseñadores que trabajen en nuestras páginas de aterrizaje deben ser conscientes de ello y minimizar los pasos que el cliente debe hacer desde que entra en nuestra página y finaliza el pedido. A cuantos más clics deba hacer el usuario, más posibilidades tenemos de perderlo. Para encontrar más información sobre dominios, hostings y creación de páginas web no dude en leer los artículos de nuestro blog.