El día de ayer, la Casa Blanca dio su total apoyo a la neutralidad en la Red con lo que comenta la idea de que las empresas que proveen de servicios de conexión a internet, no tienen derecho a priorizar un contenido sobre otro. El próximo 21 de Diciembre, la Comisión Federal de Comunicaciones someterá a sus miembros a una votación con respecto al programa de protección de la neutralidad de la Red. Dicha Comisión la conforman tres demócratas, que al igual que el presidente Barack Obama, apoyan totalmente el concepto de neutralidad, y dos republicanos, los cuales ya anunciaron que su voto ira en contra, aunque por el momento no cuentan con la capacidad de bloquear la propuesta.

El debate sobre la neutralidad en la Red, hoy en día se ha convertido ya en todo un asunto político en Estados Unidos. Defendiendo los intereses de empresas proveedoras de Internet están los Republicanos, ya que comentan que  el Gobierno no tiene ningún derecho en obligar a empresas como lo son Comcast o Verizon a que traten todo el tipo de tráfico por igual. Estas empresas ralentizan el tráfico de sus usuarios si es que detectan que están usando programas para descargar archivos P2P, gracias a una “inspección profunda de paquetes” que son una serie de aplicaciones que controlan el tráfico en la Red.

Por su parte, los Demócratas, los cuales están liderados por Obama defienden la neutralidad de la red. El día de ayer, Julius Genachowski quien es el presidente de la Comisión Federal de Comunicaciones definió la propuesta de neutralidad como “un esfuerzo para proteger la libertad y la transparencia en Internet”. Todo esto pretende que los usuarios sepan cómo se gestionan las empresas a sus redes, ya en base a esto que puedan decidir de cual empresa quiere ser cliente y por otro lado, que a esos mismos proveedores se les pueda prohibir por ley el bloqueo de páginas o aplicaciones legales.

El implemento de estas medidas, darán la garantía de que Internet sigue siendo una plataforma para la innovación y la creación de empleos, además de que protegerá la libertad de expresión y ayudara a generar confianza en el mercado y también se prevé que dispare las inversiones, comenta Genachowski.