Nuestros clientes, sin duda son una parte fundamental de cualquier empresa, de ellos depende no solo nuestros ingresos sino la reputacion e incluso nueva clientela.

Uno de los retos mas grandes de una empresa es tener clientes satisfechos, sin embargo el que esto se logre al 100% es imposible, pues cada cliente es diferente, tiene necesidades, expectativas y maneras de percibir las cosas completamente distintas.

Segun algunas fuentes existen los siguientes tipos de clientes:

  • Mal informado: cuando quiere un producto pero no conoce lo suficiente acerca de el, o de como encontrar el product que realmente satisfaga sus necesidades y se adecue a ellas.
  • Prepotentes: Por lo general no aceptan sugerencias, reclaman, se quejan constantemente y buscan el mas minimo error para quejarse.
  • Indeciso: Son clientes que requieren mas tiempo de lo normal, ya que por lo general no tienen confianza en lo que estan adquiriendo y como vendedores es nuestra responsabilidad garantizarle y transmitirle esa confianza.
  • Imitadores: hay clientes que solicitan informacion para copiar un producto, ya que hacen cierto tipo de preguntas salidas de lo convencional sobre la informacion del producto, aqui es tarea del vendedor identificarlos y reservar cierta informacion.
  • Molesto: es aquel cliente que pasa de la molestia normal a la ira, y que se siente agredido por la empresa, el servicio o el producto.

Para cualquiera de estos casos los tips son:

  • Mantener la calma
  • No mezclar emociones
  • Escuchar sin interrumpirlo
  • Ofrecer soluciones
  • Superar sus expectativas
  • Comprender
  • No discutir con el cliente
  • Aceptar sus quejas y ofrecer disculpas
  • Ofrecer algo mas

En muchos de los casos, los clientes dificiles, o insatisfechos tratan de desquitarse por un mal dia, buscan descargar su ira de alguna manera y este es un medio facil de escape para ellos, por lo general son personas intolerantes y aunque siempre es indispensable escucharlo, no siempre comprenderan razones, recuerda que el cliente “no siempre tiene la razon” y aunque la educacion y la cordialidad nunca deben faltarte al tratar con ellos, hay que recordar que un cliente molesto no debe pisar la integridad de ningun trabajador, y como profesionistas debemos defender nuestro trabajo, pues el mismo derecho tiene un cliente de exigir por lo que paga que un trabajador que parte de las bases del respeto esperar lo mismo a cambio.