En el e-commerce hay diversos factores a tener en cuenta, varios puntos que lo conforman y que uno sin el otro haría no poder ofrecer un buen servicio para el cliente.

La logística debe estar contemplada dentro de la cadena de valor del e-commerce ya que puede ayudar a optimizar las ventas. Esta nos ayudará a poder crear estrategias ya que asegurar la garantía del producto y el hecho de poder devolverlo va en relación a la logística. Creando una buena red logística te puedes ahorrar costes y tiempo, además tienes el deber de, si quieres que el negocio funcione correctamente y evolucionar en ventas, garantizar máxima comodidad para tu cliente pero también a tu propia empresa. Hay una cosa clara, se trata de marcar las funciones, quién se dedica al marketing en tu empresa no tiene porque llevar el paquete a una casa de envíos, se debe tener un contrato con alguna un distribuidor quien garantice lo que buscamos y los demás empleados puedan dedicarse al 100% a sus tareas, así te aseguras que cada punto de tu negocio es fuerte y se obtiene de él un buen rendimiento.

Este punto es realmente importante si se desea ampliar las ventas más allá de nuestra ciudad o región. Otra cosa esencial es que con el transporte podamos hacer el tracking online, para poder tener controlado el paquete tanto tú como tu cliente. Este servicio da seguridad al cliente y, en caso de haber algún retraso o algún problema con dicho paquete, podríamos ver en qué punto se ha producido y dónde debemos reclamar, a la vez que poder disculparnos con el cliente excusándonos con los motivos concretos y así evitar la respuesta molesta de “no sabemos que ha pasado con el paquete”. Como empresa seria debes controlar tu mercancía allá donde esté hasta que llega a su destino.