Arte de venderCon el tiempo la venta por internet se ha ido convirtiendo en un arte. Ya no es como hace algunos años donde los usuarios pensaban que un producto de internet era de dudosa procedencia o iban a sufrir algún fraude, cuando sitios como eBay, Amazon y locales como mercado libre vendían a más no poder ya que era la tendencia. Hoy por hoy, los usuarios ya son más experimentados, ya saben diferenciar (aunque no todos) anuncios fraudulentos, productos que no convienen y una serie de cosas para que su estadía en internet sea más seguro, pero, a la hora de la venta por internet  ya también se han vuelto más y más exigentes.

 

Los usuarios como tu y yo, sabemos como dirigirnos y a donde hacerlo para encontrar los productos adecuados, y posiblemente ya tengamos webs donde podamos satisfacer nuestra sed de compra; pero ¿Que pasa con los usuarios que no los tienen, o lo que buscan nuevas alternativas que los llenen completamente? Estos usuarios necesitan que los sitios web les sepan vender, que sepan llegar de manera correcta a los compradores potenciales.

La herramienta por excelencia usada como venta en internet son los banners, pero los banners ya me resultan aburridos, ya no me impactan por que se que dentro de esta caja de dimensiones correctas hay un truco para hacerme comprar algo, ya ni las palabras son las correctas para atraer la atención.

Pero cual es la elegancia de vender, de hacer que tu producto funcione, es simple, ser elegante y directo a mostrar tus productos o servicios, camuflajearse con los estilos de las mismas páginas para que ese banner luzca como parte del mismo, esto va más allá de los simples call to action, de las imágenes se aparecen y desaparecen de la pantalla, entramos en la función de cómo el usuario interactúa con los webs, como su cerebro procesa, va en los colores, en la forma de colocar las imágenes en el correcto punto para que luzca y atraiga, si lo describiéramos en una sola palabra, hace falta mucho “Diseño”.