La red nos ha permitido el surgimiento de comunidades y mercados completamente nuevos a partir de la oferta y la demanda, y de los ofertantes y demandantes de distintos artículos y servicios via on-line. Todo esto ha sido posible gracias, principalmente, a usuarios y empresarios visionarios, vinculados a las tecnologías de la información y con ganas de experimentar. Entre las tareas emprendidas por estos e-Market Makers, creadores de mercado on-line, están las de generar masa crítica de usuarios, ofrecer servicios relevantes de valor, crear marcas reconocibles en la red, crear una infraestructura funcional y, en definitiva, promover el e-commerce.

La primera oleada de comercio electrónico entre empresas estuvo dominada por las extranets que automatizaban procesos de compra-venta entre socios o proveedores, como fue el caso seminal de General Electric, General Motors y Cisco Systems, entre otras. Sin embargo, a finales del siglo pasado ya, se empezó a ver nacer nuevos modelos de negocio basados en la interacción de múltiples compradores y vendedores, dando lugar a los mercadoes virtuales o electrónicos. Estos mercados virtuales son plataformas electrónicas que reúnen verticalmente y en un solo espacio a compradores y vendedores, en un principio, de un determinado sector, ahora ya se ha desarrollado tanto que una misma web te ofrece de todo, la oferta actualmente está desbordada, se puede llegar a adquirir todo aquello que uno quiera.

Todo tipo de mercados ya han sido adaptados a este tipo de funcionamiento, están dentro de la nueva economía, esto fue propiciado por el coste de tiempo y dinero que implica realizar las que antes eran las transacciones habituales a través de medios tradicionales como teléfono o fax. Las nuevas herramientas tecnológicas permiten reunir todos los pasos, desde las cotizaciones de los distintos oferentes hasta concretar la compra individual o colectiva, proporcionando transparencia y una mayor eficiencia.