Hoy en día, en un entorno de competencia feroz y consumidores exigentes, cada vez se hace más difícil mantener la fidelidad de los clientes a lo largo del tiempo.

Customer relationship management

customer-relationship-management

Para toda empresa resulta fundamental mantener una buena relación y comunicación con sus clientes. El coste de captar un nuevo cliente suele ser superior al de conservar a los ya establecidos, es por eso que es necesario implantar una política dirigida a la administración de la relaciones con el cliente o customer relationship management (CRM).

Un cliente satisfecho atraerá nuevos clientes, aunque esta norma también funciona al revés, pero en este caso de forma exponencial. Un mal comentario o una opinión negativa puede tener un gran impacto sobre nuestros clientes potenciales.

Feedback

Para tener una buena relación con nuestros clientes es fundamental conocer su opinión acerca de nuestros productos o servicios. Este feedback nos aportará la información necesaria para detectar los puntos en los que debemos mejorar o de qué manera debemos enfocar nuestros productos.

Para satisfacer al cliente es imprescindible conocer sus necesidades y esto se consigue a través de una  buena comunicación.

Comunicación

Cada día es más fácil la comunicación empresa-cliente, gracias a los medios que las nuevas tecnologías ponen a nuestro alcance.

Es por eso que debemos animar a nuestros consumidores a ponerse en contacto con nosotros en cualquier situación.

También podemos mantener la comunicación con nuestros consumidores o usuarios a través del correo electrónico, newsletters, chat online o foros especializados.

Confianza

A parte de una buena comunicación también es necesario ganarse la confianza de nuestros clientes. Debemos ser honestos con los clientes. No prometer aquello que no podamos cumplir y cumplir todo aquello que prometamos.

Es necesario saber admitir los errores y ser diligentes en su subsanación. Una buena gestión de una incidencia puede convertir a un cliente ocasional en uno recurrente.

La confianza y la comunicación son fundamentales para fidelizar a nuestros clientes, que nos preferirán a nosotros antes que a la competencia, haciendo de nuestra relación con los clientes un valor añadido a nuestros servicios o productos, que nos ayudará a conseguir y mantener el éxito a largo plazo.