Lo idea de tener nuestra
propia pagina web es por demás tentadora, pero antes de aventurarnos
y escoger un nombre de dominio o el nombre de nuestro sitio web, es
conveniente detenernos a considerar algunos aspectos relevantes en
este sentido. Primero, el nombre de un sitio web, también debe ser
el nombre del dominio, que aunque puede parecer algo muy obvio,
muchas paginas web no lo incluyen, incluso cuando el webmaster es el
propietario de ese nombre de dominio. Este aspecto es importante ya
que cuando los usuarios o consumidores piensan en nuestro sitio web,
van a pensar en el por su nombre, y si esta es también la dirección
electrónica o URL, automáticamente sabrán hacia donde dirigirse.

 


En otras palabras, cuando
una persona piensa por ejemplo en “misitioweb***.com”, no tiene
que cuestionarse cual tipo de URL deberá introducir en el navegador
para poder acceder a el ya que el nombre de la pagina web es en
realidad el nombre de la URL. Considere un escenario en el que su
empresa o pagina web se llama “Estructuras metálicas”, sin
embargo ya existe otra persona que tiene ese nombre de dominio y en
su lugar usted tiene que conformarse con un nombre de dominio como
“negociodemetales.com”, ¿que es lo que pasa con los potenciales
clientes que recuerdan que “Estructuras metálicas” tiene un
producto que necesitan?.


Lo que pasa entonces es
que ellos van a escribir en el navegador “Estructurasmetálicas.com”
y van a terminar en la pagina web de la competencia y por
consiguiente se estará perdiendo una posible venta. Por ello, en un
entorno como Internet donde las personas recurren casi por instinto
para obtener la información que necesitan, vale la pena tener un
nombre de dominio que refleje nuestra pagina web o nuestro negocio,
pero que sucede si no se puede conseguir el nombre de dominio que se
desea, en realidad esto dependerá en gran medida de que tan
interesados estemos en ese nombre en particular, ya que si se tiene
un nombre de marca que se ya se conoce, muy probablemente no
querremos deshacernos de el únicamente porque no conseguimos el
nombre de dominio.


Si este es el caso,
conviene plantearse la posibilidad de tratar de comprar el nombre de
dominio al propietaria actual, asegurándose conocer la información
del dominio y ponerse en contacto con quien aparezca como dueño y
comprobar si esta dispuesto a venderlo. Lo más seguro es que este
sea el camino más costoso en comparación con obtener un nombre de
dominio con un registrador de dominios, sin embargo si la inversión
lo vale, también es una buena alternativa.