Muchas personas se preguntan cuál es la diferencia entre un Dominio y Hosting. Sabemos que ambos conceptos deben de existir y ser complementarios para alojar una página en Internet. Antes de hacerlo, debemos tener claro los conceptos para escoger correctamente el proveedor de cada uno de estos dos conceptos.

El Dominio se refiere al nombre que tendrá la página web y a la dirección exacta de internet que deben ingresar los usuarios en el explorador. De esta manera, estarás dando la manera fácil de localizar el servidor donde se encuentra alojada la página en internet. Tiene tres secciones: la primera www, la parte media es la el nombre exacto de la pagina, y la extensión genérica com, .gov o .edu o extensión territorial .us, es, o .ar. Al comprar el dominio, estas adquiriendo un derecho o permiso para usar esa dirección. Es dominio entonces es un derecho exclusivo para quien lo compra.

Es posible tener varios dominios apuntando a las mismas páginas web, el cual paginas con diferentes extensiones, pero nombres similares podrán ser direccionadas a una misma página. Es posible incluso para el nombre de una empresa similar o totalmente diferente, y se ha querido comprar ambos dominios para que los clientes no vayan a la competencia o una página web equivocada.

El Hosting de una página web se refiere al sitio donde se guarda todos los archivos que hacen parte del diseño de la página web. Es el sitio o servidor donde se guardará y actualizará la información constantemente, y normalmente se conoce en castellano como la dirección de alojamiento web. Para el hosting, se tiene en cuenta datos específicos y técnicos como la velocidad, la capacidad y el lugar (país) donde se encuentra. Al contratar un hosting, estamos adquiriendo el servicio donde los asigna un espacio en ese servidor, y que podrá ser accedido desde cualquier parte del mundo. Es necesario entonces tener al menos un correo electrónico para configurar el hosting.

Existen muchos factores para escoger el hosting o servidor de alojamiento apropiado para cada empresa y de acuerdo a cada necesidad. Por esta razón, deberás evaluar cual es la mejor alternativa, y sin tomar decisiones rápidamente. La conexión, los servicios adicionales, correos electrónicos y seguridad, son los indicadores más importantes.

Teniendo claro los conceptos y diferencias entre un Dominio y un Hosting, debemos saber cómo se complementan entre sí. A través de los DNS (Domain Name Server o base de datos donde se guarda toda los nombres de dominios en la red), permiten convertir el nombre del dominio a una dirección IP. Y localizar los correos electrónicos asociados a cada dominio. Al comprar el dominio, ponemos el nombre en el servidor DNS del proveedor del hosting y de esta manera quedará configurado y entrelazado ambos conceptos.

Proveedores que ofrecen tanto Dominios como un Host cambian constantemente y cambiarán de acuerdo al país donde te encuentres. Te recomendamos analizar cuál es la mejor opción, antes de aventurarte a comprarlos.